Odio, dolor y un tanto de amor I

Encendí mi cigarrillo, afuera estaba fresco, las calles estaban aun mojadas, y la luz de la calle estaba cortada, solo se veía un poco mas lejos la luz del semáforo en intermitente y arriba una luna hermosa, calma, y cómplice a la vez, estaba grande pero chiquita en un cuarto menguante, aunque se notaba el resto de ella en negro con su sombra, arriba, alejada el lucero.

Un escenario justo para caminar solo y a medida de mi estado de animo, esquive una vereda donde dormían unos perros para no asustarlos, pateaba las hojas caídas dejando mojar la punta de mi calzado y ensuciando mis tobillos.

No tenia idea de a que lugar me dirigía, solo sabia de donde venia; en realidad, subconscientemente si lo sabia, porque hacia rato que me preguntaba y quería saber.

Entre a ese pasillo oscuro donde la solía encontrar, me lleno de recuerdos el olor húmedo a encierro del lugar, tan frio sucio sórdido. Aparentemente no había nadie, la única luz que permanecía encendida era la del pasillo, con su lamparita vieja palpitando contando sus segundos para estallar, no había ruidos, música, nada de nada.

Sentí miedo por unos segundos, me pareció escuchar unos pasos rápidos detrás míos, un ruido de llave, mi piel se erizo y me cosquilleo la nuca con un gran escalofrió, pero era claro que solo era mi imaginación. El lugar estaba vacio.

Continúe caminando por el oscuro pasillo y al pasar una puerta escuche un sollozo. Me puse en cuclillas y ahí estaba ella, como yo lo esperaba, estaba ahí, en la penumbra, sentada en el suelo con sus brazos rodeando las rodillas y tapándose la cara con las manos; el sollozo comenzó a ser un gemido mas fuerte y luego un llanto desesperado, calme mi respiración para escuchar mejor y lejos pero sin saber de donde escuche también gritos, gritos exasperados, gritos congelantes, gritos dolidos, gritos tristes con miles de direcciones, gritos de amenazas, gritos de muerte, y con cada no de ellos un ruido, de vidrios, de cadenas, de caídas, golpes secos.

Y ella, sentada sola, con una ínfima luz sobre su espalda, llorando esos gritos, muda en su condena. Y yo, solo mirándola por el cerrojo, con tanto miedo, sintiéndome perverso.

Me sentía mal, me sentía débil, triste. Todo eso, pero no. No podía acompañarla en su dolor, esas lagrimas acidas que no me pertenecían, sentía un ligero placer, una descarga en mi corazón, haber liberado de mi cuerpo un poco de peso, un peso que llevaba por dentro mis entrañas, y que evacuo con su pena, dejando en mi un sabor sin sabores y una pérfida sonrisa en mi cara.

Encendí otro cigarrillo, largando el humo de la primera pitada, en mi propia gloria.

Ya sabia que iba a volver, quería mas, mucho mas, solo que esta vez los caóticos gritos, los estallidos de copas rotas y sus lagrimas no me parecerían suficiente, se que no me alcanzarían, por experimentar tanto, mientras mas lo pensaba mas me gustaba. Abandone el incomodo pasillo y salí a la calle sin mas miedos, con tanta adrenalina que no me importaba que podía ocurrir bajo las sombras de la calle.

Era solo yo y mi sed.

5 minusválidos mentales como mua:

Ivy dijo...

me gustó nene, espero la segunda parte

Đéja٧ù dijo...

ahora entiendo tu mente siniestra... encantadora?

Un beso!

BABUCHA dijo...

un tanto cautivante para ser la primera vez que entro y te leo.

me motiva, saca eso de adentro... eso que te dan ganas de un portaso bien dado.

me voy a fumar, soy sugestionable, lo admito
un abrazo

ilegalmente rubia dijo...

uy cuantas sensaciones.. miedo, adrenalina, tristeza, placer.. que loco.. je, pero está muy bueno

un beso

franmorten dijo...

waaaaw! cuantos halagos femeninos ajaja... q bueeeno... bueno yo recien me puedo sentar a leer estos comentarios ya que recien vuelvo a mi casa desp de mi semana de trabajo y estudio... y la verdad encontrarme con esto je me gusta mucho... y mas adulado me siento ya que esos pequeños halagos vienen de parte de ustedes que siempre paso por sus blogs y me encanta leerlas y me encantan sus estilos...

ivi: la segunda la subo esta misma noche!

dejavu: como?... encantadora?

babucha: no se porq al leer tu nombre se me viene a la cabeza homero simpson cuando decian palabras graciosas en la escuela de payasos de krusty jaja. gracias por pasar me alegro que para ser la primera vez te haya gustado, se ve que caiste en la entrada justa capaz que con las otras no volvias a pasar nunca mas ajaja

ilegalmentegringa: dale cheee postea de nuevo en tu blog que tengo ganas de leerte